14 de febrero de 2013

#4 lucía franco

Conocida por muchos de nosotros, Lucía Franco ha sabido siempre encantarnos con sus ilustraciones. Para los que aún no la conocen, ésta es una buena oportunidad para hacerlo. La invitamos a ser parte de People doing things y sin dudarlo nos abrió sus puertas de par en par. En Ave disfrutamos de su trabajo y queremos compartirlo con ustedes. Lean la entrevista y pasen por su sitio. No se van a arrepentir.


¿A qué te dedicás?
Soy diseñadora gráfica y también ilustradora.

¿Recordás cómo nace tu gusto por la ilustración?
Creo que fue a los 5 años cuando me regalaron una mesa y muchas cosas para dibujar y pintar; dibujo desde siempre y pasé por muchos momentos; buenos y malos, amor y odio con el dibujo.


¿Cómo describirías tu filosofía de trabajo?
Parto desde las cosas que me gustan y me conmueven, no tengo mucha constancia para dibujar, ni tampoco una rutina diaria de trabajo, está más regido por las ganas o a la necesidad de hacerlo, tengo períodos de mucha producción y otros de sequía, como todo el mundo (eso sí es dibujar por "amor al arte") de todas maneras siempre trato de tener un lápiz a mano por las dudas, si tengo un pedido puntual, trato de plasmar mi estilo y ser honesta conmigo misma dentro de los parámetros del trabajo solicitado (cosa que a veces no es fácil).


¿De dónde sacás inspiración? ¿Quiénes son tus referentes?
Trato de estar siempre al día con los artistas y sus publicaciones y los movimientos que frecuento habitualmente, me gusta mirar y estudiar desde un objeto hasta el diseño de un estampado. Ahora estoy trabajando en un nuevo proyecto que no tiene mucho que ver con lo que venía haciendo hasta el momento y eso me entusiasma mucho, no puedo estar siempre haciendo lo mismo. Claro que siempre me gusta maravillarme con los grandes maestros, en quienes vuelvo a descubrir cosas nuevas cada vez y me sirven muchas veces como disparadores. A nivel local éstos son algunos de mis favoritos: Carlos Federico Sáez, Petrona Viera, Barradas, entre otros. Ahora soy fanática de esta revista que tiene muchos artistas y cosas lindas.

¿Cómo es llevar una idea de la mente al papel?
Es un reto, un riesgo que a veces sale bien y otras mal, pero hay que perderle el miedo a intentarlo y para mí es algo muy estimulante.


¿Cómo elegís el color en tus ilustraciones?
Ahora es algo que se da naturalmente pero por muchos años fue un problema, no tengo miedo a pintar un pelo de color verde o una cara de azul, me sirve mucho mi trabajo diario como diseñadora: mirar y mirar y siempre incorporar combinaciones lindas.


Hace poco fuiste mamá por primera vez, ¿cómo influye ese hecho a nivel artístico?
Sin duda que el convertirme en madre me cambió bastante la vida, y sobre todo la perspectiva de las cosas; hay que aprovechar los ratos libres y también incorporar poco a poco el dibujo a la vida familiar nuevamente. He hecho muchas cosas con ella en mis brazos, me gusta ver como se fascina con los lápices y los pinceles y quiere copiarme todo lo que hago, de hecho ya tengo guardado su primer dibujo, bastante abstracto. Ella es la crítica más exigente.


¿Hay algo particularmente difícil de dibujar? Y por otro lado, ¿qué te resulta sencillo?
Las manos y los caballos son de las cosas que más me cuestan en tono realista, siento que nada es muy sencillo, todo tiene su complejidad. Me siento cómoda dibujando en formatos pequeños, retratando algo más íntimo y delicado.


¿A qué huelen tus ilustraciones?
A galletitas caseras de naranja recién horneadas.

¿Cómo definirías la palabra “simplicidad”?
La simplicidad es un concepto complejo, -valga la ironía; creo que lo simple a menudo se confunde con lo pobre. El verdadero talento para mí, reside en transmitir riqueza con pocos elementos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario