15 de junio de 2012


























Cambiar de escala. Observar y ver.
Aquí comienza la historia: el amor por el detalle. Por estos días se me ocurre que la misión de Ave es la de hacer de lo cotidiano algo especial.

Al principio nos costó redimensionar aquello que sucedía en un nivel mínimo y vimos que al ampliarse en la pared, ese juego de claros y oscuros era asombro puro. Varias pruebas sobre un mismo cuadrito de 4, 5 x 4, 5 centímetros fueron resultando en poderosas historias.

Luego entendimos que hacer diapositivas es como ser arquitecto pensando y proyectando en pequeño pero sabiendo siempre que la obra tendrá un poco de inmensidad.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. A ver Mato cuándo te venís a visitarnos!

      Eliminar
  2. Una vez vivencié un taller de diapositivas y me sorprendió la creatividad, jugué un montón, cree con un diversos elementos mínimos y cuando lo expuse fue lo mas, fue muy divertido y no quería parar de hacerlo... Muy lindo. Felicitaciones como siempre les digo me encanta este espacio!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ro! es lo máximo trabajar con la luz y cambiar de escala: hacer en chiquito y al proyectar te sorprendés mucho!! Un beso gracias por tu comment

      Eliminar