5 de agosto de 2011

objetos







Cuando Daiana vino a la clase con esta camisa, enseguida pensamos que sería ideal para nuestro trabajo. Luego, después de meditarlo un poco, vimos que era tan linda que daba pena desarmarla, y a partir de allí nacieron varias ideas sobre el volver a darle una oportunidad a aquellos objetos que los tenemos un poco en el olvido y que por alguna razón descartamos.

Acaso las buenas cosas no van y vienen y siempre acaban por gustarnos? El sentimiento permanece, es como encontrarse con aquellos viejos amigos que hace tiempo que no vemos, pero que una vez producido el reencuentro, nos llena el corazón de regocijo.

El hecho de que una prenda logre mantenerse a través del tiempo con su belleza intacta, es una característica tan buena que deberíamos respetarla como manifiesto. Incluso, algunas piezas se hacen más bellas cuando las décadas las abrazan.

Todos los objetos merecen una segunda oportunidad, ¿ustedes qué creen?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario